Archivo de la etiqueta: senderismo

LA MINA DE ORO ROMANO DE CASTROPODAME

 

Distancia total : 8,5 km

Tiempo estimado: 3 horas aprox.

Desnivel bruto: 230 m.

Dificultad: baja

Ruta circular, se inicia y finaliza en las inmediaciones del cementerio de Castropodame, donde se puede llegar en vehículo convencional.

La explotación de Castropodame está situada a escasos metros del pueblo, entre los tesos de Capelloso y el Campo de los Cousos (o de Los Lobos), mirando hacia el oeste. Es visible desde la autovía del Noroeste y desde la carretera N VI, delatando su presencia unos terrenos rojizos y acarcavados por encima del pueblo.

Una serie de cuatro vallinas artificiales y subparalelas configuran un paraje conocido como “Los Valles”. En la cabecera, una vallina separada y más desarrollada que el resto se conoce como “Valle de La Encinal”, alrededor de la cual se concentró el mayor nivel de actividad minera.

Para hacer el recorrido utilizaremos los senderos habilitados para acceder a las fincas, ocupadas por pequeñas plantaciones de castaño y algunos colmenares. El recorrido por el paraje de Los Valles nos permite ver algunos frentes de ataque de los filones de cuarzo embebidos en la cuarcita, así como una galería minera practicada en roca y una curiosa excavación horizontal,  que contiene lo que entendemos como seis habitaciones mineras (la última, inacabada) que pudieron estar dedicadas a alojar a un grupo de trabajadores que, necesariamente, se dedicaban a la actividad minera.

A continuación, haremos un recorrido por el Valle de La Encinal, donde podremos observar la embocadura de dos galerías mineras más, laboreadas sobre roca: La Cueva del Moro y El Corralón.

La segunda parte de recorrido nos acercará al depósito principal de almacenamiento de agua, conducida hasta ese punto por canales de abastecimiento desde el río Vendañuelo, procedentes del Valle del Infierno.

La mina de oro de Castropodame pertenece al complejo minero que hemos denominado de “El Redondal”, y se extiende por la línea imaginaria que une los pueblos de Castropodame, Turienzo Castañero, San Pedro Castañero, San Andrés de las Puentes, San Facundo, Montealegre y Manzanal del Puerto. Todos ellos tienen en común explotaciones mineras de época romana, asociadas a los diques de cuarzo que acompañan a los afloramientos de cuarcita armoricana en contacto con terrenos del carbonífero.

De todo el complejo minero mencionado, el mayor desarrollo minero se corresponde con el municipio de Castropodame, que ocupa un conjunto de cuatro vallinas, conocidas, en su conjunto, como “Los Valles”, y el valle, situado más arriba de los anteriores, conocido como “La Encinal”, denominado así por la abundancia de este árbol de arraigo en clima mediterráneo.

 

Powered by Wikiloc

 

Ruta de los petroglifos de Santa Marina de Torre

img_20160809_115059

Comienzo y final: en Santa Marina de Torre
Dificultad: media-baja
Desnivel neto: 110 m.
Tiempo: 1 h – 1,5 h.
Época recomendada: todo el año salvo inclemencias
Distancia ruta: 3,7 km. (recorrido circular)

 

Santa Marina de Torre esconde un tesoro de hace más de 4.000 años. Son los llamados petroglifos, arte rupestre que en la Prehistoria fueron medio de comunicación y de expresión de creencias. Un antecedente de los signos que han derivado en la escritura.

En las inmediaciones del pueblo se han descubierto varias rocas con grabados rupestres tallados en la piedra. Son símbolos que evidencian la existencia de sociedades que se reconocían dominadoras del medio natural, ya en el Paleolítico superior, Neolítico y Calcolítico.

Los tres petroglifos de Santa Marina están ubicados en los parajes de la Peña El Trigo, El Paxaxe, y Las Abarrazas, y son los primeros que se localizan en la comarca berciana.

La asociación Carqueixa del Bierzo lo puso en conocimiento del especialista en la materia, Juan Carlos Campos Gómez, que no dudó al validar la veracidad del hallazgo, que automáticamente comunicó al Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León.

La ruta comienza en la parte alta del pueblo, en los caminos que a partir de los años 60 sirvieron para el transporte de carbón de la mina Boixán, una explotación minera que data de mediados de los años 50 que hoy es una escombrera sellada en la que se pueden apreciar, no con facilidad, algunos restos de la extracción del mineral.

En la primera parte de la ruta la primera parada es la peña El Trigo, donde los petroglifos están dispuestos en forma de surco y semicírculo. La segunda parada es El Paxaxe, donde se aprecian tallados similares pero algunos, incluso, con unas formas más ovaladas. En ambos casos, los caminantes deben desviarse ligeramente del camino atendiendo las indicaciones, para volver nuevamente a la ruta.

El recorrido se desvía posteriormente del camino natural por un sendero que comenzó a acondicionar el grupo voluntario de trabajo. Hay que atravesar una zona boscosa que en algunos puntos requiere de cierta habilidad, aunque no reviste una mayor dificultad. La siguiente parada es la denominada Cueva del Moro.

En este punto no hay ningún petroglifo –al menos del que se tenga constancia- pero se propone como parada y zona de descanso, apropiada para comer un bocadillo o simplemente hacer una pausa en la ruta. La denominación de “Cueva” no lo es tanto por la definición real de cueva sino por el nombre popular que perdura en el tiempo, con una pequeña cavidad en una roca donde la leyenda cuenta que era refugio de “los moros”.

La última parada es el petroglifo de Las Abarrazas, que también hace necesario desviarse de la ruta. La roca preside un mirador natural donde se puede contemplar, al fondo en la montaña, restos de la minería aurífera de la zona (Torre y Castropodame). En el grabado se aprecian surcos y cazoletas tallados en la piedra, alguna herradura y figuras ovaladas.

Las características de esta ruta circular no hace necesario volver hacia atrás, sino que el camino en línea recta lleva, de nuevo, al punto de inicio y al pueblo de Santa Marina de Torre.

El descubrimiento de estos petroglifos hace pensar que en el entorno podrían existir más rocas con grabados prehistóricos.  Aparezcan o no más vestigios de la Prehistoria, el pueblo hoy presenta con orgullo un descubrimiento que fomenta las señas de identidad, sobre todo cuando han sido ellos quienes han luchado, y siguen luchando, para que todo el que quiera pueda llegar con facilidad a conocer estos petroglifos.

 

croquis-recorrido

 

RUTA DE LOS PUEBLOS DE BEMBIBRE, 2016

cartel_ruta_pueblos_2016

El Patronato Deportivo Municipal y La Peña de Montañeros Gistredo organizan el próximo domingo día 20 de marzo, una nueva edición de la Ruta de los Pueblos. La ruta partirá a las 9 de la mañana desde la plaza Santa Bárbara en Bembibre.

La ruta tiene un recorrido de 23 km y  llevará a los participantes desde Bembibre hasta Rodanillo, pasando por varios pueblos del municipio.

Es una marcha de carácter festivo, popular y gratuita abierta a todos los públicos para promocionar la práctica del senderismo y dar a conocer  los pueblos, bosques y caminos que recorren el municipio.

Se recomienda llevar calzado cómodo, además de comida y bebida. Todos los participantes irán bajo su responsabilidad.

El alcornocal de Cobrana

alcornocal de Cobrana

RUTA LARGA
Comienzo y final: Cobrana
Dicultad: media-baja
Desnivel: 313m
Tiempo:3h. 20´
Epoca recomendada: todo el año
Distancia ruta: 9,15km

 

Ocupa unas 180 hectáreas y está situado entre los 550 m y los 7OO m. Tiene una orientación de solana y está implantado en la parte media de la ladera, de pendiente suave en su mayoría, donde ha encontrado un clima térmico (atlántico mediterráneo) adecuado y unas condiciones de humedad perfectas. Y un suelo de pedregosidad baja.

El Alcornocal de Cobrana o Zofreral es uno de los pocos que queda intacto en el Bierzo con un alto grado de regeneración, ocupa unas 180 hectáreas y está situado entre los 550 m y los 700 m. Tiene una orientación de solana y está implantado en la parte media de la ladera, de pendiente suave en su mayoría, ha encontrado un clima térmico (atlántico mediterráneo) adecuado y unas condiciones de humedad perfectas, y un suelo de pedregosidad baja.

La altura media de los arboles es de 7,5 m y pueden ir de los 5 hasta los 11 m. El diámetro medio de los troncos es de 33 cm y oscilan entre los 20 y 45 cm. La superficie, aunque no en su totalidad, se dedica a la explotación del corcho.

(Existe la posibilidad de realizar una ruta por el alcornocal más corta, igualmente se encuentra perfectamente señalizada.)

Puedes retirar el folleto y mapa de la ruta en:

C/ Los Almendros s/n, (la última casa antes de empezar la ruta, llama a la puerta todos los días del año).

MÁS INFORMACIÓN: El Zofreral – Asociación de Vecinos de Cobrana

ZOFREIRO: en dialecto berciano, un alcornoque (de origen arábigo). Esa palabra viene del vocablo latín SUBER que significa corcho, y de sus derivaciones portuguesas: (SUBEIRO), gallega (SUFREIRO) o catalana (SURO).

MADERA: Dura y pesada resiste al rozamiento y la pudrición, usos para piezas de barco, herramientas, parquets, muebles.

CORCHO: Un material de capas de células muertas y huecas que se van creando desde el interior de la capa madre hacia el exterior. La función original del corcho en el alcornoque es proteger al árbol frente al fuego al arder solamente la parte exterior, quedando el interior cerrado a la combustión, pudiendo rebrotar, aunque esté el follaje quemado.

LAS HOJAS: del alcornoque, son persistentes, permaneciendo varios años en el árbol y no perdiéndose en invierno. Son de forma oval a oblonga, con algunos pequeños dientes en el borde. Miden, en general, unos 3-6 cm. de longitud y unos 2-4 cm. de anchura.

EL FRUTO: es una bellota de unos 2-5 cm. de longitud por 1-2 cm. de anchura, con un peso de unos 2-4 gr, llegando hasta 25 gr. excepcionalmente.

EL ALCORNOCAL: El alcornoque se encuentra como una especie dominante, formando bosques puros o en mezcla con otras especies de hojas duras que les ayudan a vivir en óptimas condiciones. La mayor parte de los bosques de alcornoques si no actuara el hombre sobre ellos tendrían en estado óptimo una estructura de bosque denso, con árboles de gran altura (15-20 m.) y un sotobosque escaso, en el cual predominarían especies como los robles, los rebollos, los quejigos, las encinas. Al aparecer claros en el bosque como consecuencia de la muerte de árboles, incendios, talas o suelos poco apropiados, pueden desarrollarse arbustos de tamaño considerable, como son el madroño, el brezo arbóreo, el durillo y otros.

Desde aquí queremos agradecer a todos los visitantes las próxima horas que van a pasar aquí con nosotros, pero también recordarles que los pueblos no tienen por qué ser solo los sitios donde se va a pasar una tarde, o fin de semana o unas vacaciones, sino que forman parte del tejido de nuestra sociedad y que si no los habitamos y mimamos cada vez serán menos los que queden y más las ruinas las que se van a apoderar.

 

XX RUTA DE LAS FUENTES CURATIVAS DE NOCEDA

 

Este año 2012, la tradicional Ruta de las Fuentes Curativas de Noceda celebra su XX edición.

La fecha elegida es el domingo 29 de este mes de julio.  La jornada se inicia con la concentración de los participantes a las 8:45h. en la Plaza del Ayuntamiento de Noceda, estando fijada  la salida a  las 9:00h.

La llegada de la marcha está prevista de 12:00h a 13:00h. en el camping de “los Chanos”.

Previo al vino español  a partir de las 13:ooh. todos los participantes podrán participar en ambiente de hermandad de la tradicional gran paella a las 14:00h

El paseo de los molinos de Folgoso

IMAG0385

Comienzo: Folgoso de la Ribera
Distancia: 5 kmts. (ida y vuelta)
Duración: 1 horas aprox.
Dificultad: baja

Esta ruta comienza en el nuevo pabellón deportivo de Folgoso de la Ribera, justo al final del pueblo, donde se encuentra la presa. Es un paseo corto y agradable apto para cualquier persona, ya que discurre junto a la canalización que lleva el agua desde el río Boeza a los molinos y al mismo pueblo. El caminar junto al río y entre arbolado hace que en verano sea llevadero pues nos ofrece abundante sombra, y en otoño y primavera nos llene los ojos de la belleza propia de esas estaciones con los cambios de color que ofrece el bosque de ribera.

Al poco de empezar nos encontramos ya con el primer molino y casi enseguida con el segundo, ambos restaurados.  Un poco mas lejos se encuentra un tercer molino todavía sin restaurar, y algo mas allá nos encontramos con la antigua fabrica de la luz, que a pesar de encontrarse en ruinas nos da una visión de lo que fue en su momento. Durante todo el trayecto podemos apreciar el esfuerzo e ingenio que supuso la canalización del agua para su aprovechamiento en las labores de molienda y en la obtención de electricidad de una forma que hoy calificaríamos de sostenible por el pequeño impacto ambiental que supone. La vuelta se realiza por el mismo camino, aunque también tenemos la opción de continuar hasta Boeza cruzando el puente que se encuentra junto a la central y siguiendo otro camino.

 


Ver LOS MOLINOS DE FOLGOSO en un mapa más grande

De San Facundo al Pozo de las Hoyas y Poibueno

Pozo de las Hoyas

Distancia: 12 kilómetros
Duración: 3-4 horas
Dificultad: baja
Desnivel neto: 575 m.
Épocas recomendadas: todo el año salvo inclemencias

 

Si pudiéramos remontarnos varios siglos en el tiempo, a la ruta entre San Facundo y Poibueno la denominaríamos “de los monasterios”, pues en los recónditos valles que separan ambas localidades surgieron en época medieval sendas comunidades de religiosos. Nada queda del monasterio de San Facundo (S. X) y escasos son los vestigios del de Poibueno (S. XII). Como siempre, los monjes eligieron un emplazamiento perfecto para hallar la tan ansiada paz espiritual.
El recorrido que se nos presenta es de una extraordinaria belleza. Discurre por la vereda del curso de agua que moldeó este valle, el cual nos sorprenderá después del embalse, con pequeños saltos de agua que en muchas zonas permanece virgen. Corzos, jabalíes, águilas y nutrias son solo algunas de las especies que podrá descubrir entre una exuberante vegetación que protege al caminante del calor incluso en pleno verano. 500 metros antes de llegar a poibueno, el Pozo de las Hoyas ofrece un espectáculo natural único con el agua como protagonista.
Ya al regreso en San Facundo, podremos disfrutar de la tranquilidad y belleza del pueblo y si el tiempo acompaña descansar placidamente en la flamante piscina publica fluvial que hay en el pueblo.

 



Ver De San Facundo al pozo de las Hoyas en un mapa más grande
 

Ruta de las Fuentes de Noceda

IMAG0456

Distancia: 8,5 kilómetros
Duración: 3-4 horas
Desnivel neto: 523 m.
Dificultad: baja-media
Ruta homologada y señalizada: PRC-LE-44
Época recomendada: todas las estaciones salvo inclemencias
Coordenadas GPS:
– Salida: 4232236-713132
– Llegada: 4733227-712740

 

Aparte de disfrutar de las propiedades mineromedicinales que se le atribuyen a sus aguas es un recorrido de gran belleza para realizarlo andando y contemplar el paisaje, vegetación y fauna característica de la zona. Esta totalmente señalizado y acondicionado para que el paso sea cómodo y seguro.
Desde La Fuente del Rubio se divisa, al norte, El Mirador de la Gualta como un castro o castillo romántico. Al sur se atisba una parte de Noceda: los barrios de Río y San Pedro, y al fondo se entreve la cola o cabeza de culebra tendida al sol.Es el barrio de Vega. La impresionante Sierra de la Guiana raya el horizonte.
La Fuente del Rubio, a la cual se puede acceder desde El Mouro por un sendero que se eleva en zig-zag entre robles, escobas silvestres y urces, tiene propiedades oligominerales y es bicarbonatada sódica. Hay quienes aseguran que el agua que mana de este caño fortalece los huesos, es saludable para el reuma, previene la caries y da mucha vida. Si los caminantes se sintieran extraviados, siempre podrían contar con el recurso del río: síganlo y terminarán alcanzando La Catarata de la Gualta, antes de coronar el Mirador.
La Fuente del Azufre, se encuentra en un paraje selvático, donde hay una cascada espectacular. El agua bicarbonatada mixta de esta fuente tiñe y salpica de color rojizo a quienes se acercan a echar un trago. Se dice que quien bebe este agua, acaba teniendo un apetito comparable al de un león. Es el momento adecuado para tomar un respiro y disfrutar de la merienda.
El manantial de la Salud, también conocido como el manantial de la Doncella, pues el agua brota a chorros por entre un manto de musgo, es otro lugar en el que el visitante debe reposar. Basta asomar el morro al caño, clorurado y salutífero, para sentirse embriagado de gusto,
Los senderistas, no satisfechos con los manantiales, pueden dejarse arrullar por la catarata de “La Gualta”. Un poderoso chorro de agua cae a plomo desde unos treinta metros de altura sobre un pozo, en el que los excursionistas pueden descansar a pata suelta. El visitante puede acabar coronando el mirador de La Gualta, donde el viento de la sierra alivia el sudor del caminante. Desde esta posición privilegiada se puede contemplar el hermoso y sublime valle de Noceda, como una inmensa corola de genciana.
A lo largo del recorrido nos encontramos con otras fuentes, que si bien no tienen las mismas propiedades medicinales, si tienen un agua refrescante. Estas son: Juan Álvarez, La Fuente Mía, La Fragua, La reguera y la fuente “El Canalijo”
Al finalizar el recorrido, en el Camping de Chanos tendrás un lugar de descanso tranquilo para reponer fuerzas.
El día oficial de la ruta de las fuentes es el último domingo de julio de cada año. Al finalizar la ruta, se ofrece a todos los turistas la degustación de un vino español. (Noceda está ubicada en un valle que estuvo rodeado de importantes núcleos astures de lo cual ha quedado constancia en la zona. En sus altozanos nos esperan los restos de siete castros y dos castrines. Además podemos acercarnos al museo donde se guardan numerosos restos arqueológicos de la cultura castreña. En esta zona se encontró una importante pieza llamada el Ídolo de Noceda que se guarda en el Museo Arqueológico de Madrid. de la época celto-romana.

 



Ver LAS FUENTES CURATIVAS DE NOCEDA en un mapa más grande
 

De Colinas al Campo de Santiago

Campa de Santiago, El Bierzo

Comienzo: en Colinas del Campo de Martín Moro Toledano
Dificultad: media-baja
Desnivel neto: 600 m.
Tiempo: 2 – 2,5 horas (ida)
Época recomendada: todo el año salvo inclemencias
Distancia ruta: 8 km. (ida)

En esta ruta nos acercamos a la parte del Bierzo donde el río Boeza es el protagonista y guía. Es la zona más oriental de la comarca y se encuentra marcada por la Sierra de Gistredo, con el macizo de Catoute de 2.117 metros, donde los valles son altos y aislados. La actividad agropecuaria marcaba la vida de estas gentes hasta que en el siglo XIX la minería lo absorbió todo. El recorrido parte del pueblo de Colinas del Campo de Martín Moro Toledano, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico. Recorremos el pueblo por la parte derecha hasta encontrar ya a la salida un camino que surge a la derecha. Ascendemos por este camino, caminando a la derecha del rió. A los pocos metros nos encontramos la fuente San Juliano. La vegetación es muy variada, pero predomina la de tipo eurosiberiano. Abundan arándonos, tejos, acebos, servales, robles, abedules y avellanares. Cruzamos el puente de “Suso”, dejando el río a nuestra derecha. Continuamos por este camino encontrándonos a nuestro paso pequeñas cascadas. Nos encontramos con un nuevo puente que debemos cruzar, el de “Las Palomas”, pasando a caminar otra vez por la margen derecha del río. Este puente nos da paso al bosque de “El Paleiro”, pequeño y espeso conjunto de acebos y tejos. Se divisan desde aquí los picos de El Catoute (2117m) y Arcos del Agua (2058 m), principales elevaciones de la Sierra de Gistredo. El valle se angosta, pasando cerca del Corral de las Yeguas, antiguo asentamiento prerromano, y, de repente, aparece ante nuestra vista una llanura inmensa y verde, de mas de 2 Km. de longitud. Es el Campo de Santiago, a cuya entrada se alza la ermita dedicada a Matamoros, edificada en memoria de la ayuda prestada por el Santo para derrotar a los invasores sarracenos y cuya romería se celebra todos los años el 25 de julio.

 


Ver De Colinas a Campo de Santiago en un mapa más grande

 

Caminando por la Sierra de Gistredo

Pardamaza

– Salida (Páramo del Sil): 4743990-704750
– Llegada (Villar de las Traviesas): 4732895-708000
Distancia: 30 km.
Duración: 2 jornadas (15 horas)
Dificultad: media-alta
Épocas recomendadas: todas excepto en invierno
Ruta homologada y señalizada: PR-LE-43
 
Comenzamos en Páramo del Sil, en el centro del pueblo. Cruzamos el puente que hay a la derecha y subimos hasta el final de la localidad. Aquí tomamos la pista forestal que nos conduce a Primout. El camino va ascendiendo suavemente; nos acompaña una vegetación compuesta en su mayor parte por pinos jóvenes de repoblación, brezos y alguna mancha de roble y abedul. Cuando hemos caminado poco mas de 3 km. Nos encontramos con el “Cabano de Ulises”, refugio publico que nos puede dar cobijo. Seguimos subiendo otros 3 km., hasta alcanzar los 1462m de altitud, momento en que tomamos el camino de descenso a Primout. Podemos contemplar a nuestro paso el valle fluvial del río Primout en prácticamente toda su extensión. Al llegar a Primout, precioso pueblo abandonado, tomamos el camino que surge del cementerio. Es este el recorrido con mas encanto de la ruta; un precioso paisaje de robles y prados a la vera del río Primout. Al final del camino nos encontramos con una pasarela sobre el río que debemos cruzar para coger el camino que nos lleva a Pardamaza. Nos espera una ligera subida hasta acceder a esta localidad. Disfrutamos por el camino de unas vistas increíbles. En Pardamaza atravesamos el pueblo y a la salida del mismo tomamos la pista de la izquierda que nos lleva hasta Gistredo. Caminamos por el valle del río Pardamaza, entre repoblaciones de pinos hasta llegar a un cruce triple en el que esta indicada la subida hasta el vértice geodésico de Gistredo (1735 m.) Desde aquí contemplamos gran parte de la Comarca del Bierzo. En este mismo cruce esta indicada la dirección que toma la ruta, bajando por pistas forestales hasta llegar a Villar de las Traviesas.

 



Ver PARAMO DEL SIL en un mapa más grande